A SUTILEZA EN FORMACIÓN DE TV PARILLA: la selección intuitiva o una prueba cuidadosa de contenido (Español)

Cuál es el secreto de la efectividad de la programación del canal hoy en día?

Esta pregunta tiene una sola respuesta: Es un ALBUR!.. No hay mucha forma de saber qué puede ser exitoso o no en pantalla, pues no hay nadie que tenga la fórmula del éxito. Qué es lo que nos sirve hoy en día?…

– Primero que nada conocer a nuestro público y conocerlo en cada franja a horaria, para poder darle un contenido acorde a ese público.

– Estar al día y saber cuál es la tendencia en TV (a nivel mundial), también orientada a un público específico (qué están viendo los jóvenes, cómo se están presentando las noticias a nivel mundial, qué tipo de telenovelas están consumiendo las familias, etc.) y que esas referencias nos ayuden también a decidir qué programar elegir y qué no. Y buscar en el mercado ese tipo de contenidos.

– Innovar en programación (una muestra de ello son nuestras telenovelas tucas).

– No perder nunca el “sabor local”. Si compramos enlatados, hay que encontrar un buen equilibrio entre ellos y nuestro contenido propio, aquel que logrará una mayor identificación con nuestro público.

– Evidentemente también analizar nuestra competencia, pues eso nos mantiene aún más actualizados y exigentes.

Cómo se elige el contenido para el prime time? ¿Qué criterios se utilizan?

Tienen que ser productos diferenciadores, productos que tengan conexión con el público que consume Latina en ese horario. Y sobre todo productos de alta calidad. En el análisis puntual de ficción, que es el área en donde laboramos, buscamos historias familiares, con temas potentes, los más potentes que encontremos en el análisis. Y nuestras telenovelas en ese horario, hoy tienen una calidad 4K. Los productos en ese horario tienen que apuntar a un público amplio, no ser del todo segmentados, pues nosotros pertenecemos a una señal abierta, que apunta a un público mucho más masivo que a una señal cerrada, por ejemplo.

Qué programas les dan los más altos rankings ahora?

Si bien nuestros big shows, formatos de entretenimiento y contenido en prensa son sumamente potentes en nuestra pantalla, los programas más vistos en nuestra señal, pertenecen a nuestro bloque estelar de telenovelas (contenido de ficción).

Como se explica eso?

Porque es un producto innovador, porque las historias son historias de fácil identificación, y porque los libros (guiones) de nuestras telenovelas, son sumamente potentes y sumamente ricos narrativamente. Cada capítulo tiene una “bomba” en la historia y gracias a estos puntos de giro, nuestras telenovelas tienen siempre novedades dentro de la misma narrativa. Los personajes crecen, se desarrollan, cambian, trascienden, no permanecen exactamente a como inician. Las historias se entrecruzan. Y todo con una gran destreza, que no sólo logra el enganche del público, sino que los guía a identificarse con los protagonistas, a verse reflejados en ellos y a comprometerse con lo que a ellos les ocurre. Asimismo, debemos recordar el contenido de ficción tiene una “fidelidad” muy especial de parte del público, pues hay una continuidad que hace que el espectador busque seguirla día a día, para esperar qué ocurrirá esta vez con estos “nuevos amigos”, que es prácticamente en lo que se convierten los protagonistas; y sufrir con ellos, alegrarse con ellos y VIVIR con ellos este día a día.

Es importante para Ustedes el país de origen de contenido durante la planificación del parilla?

La verdad que no siempre es del todo importante. Por ejemplo, al evaluar las novelas turcas, la evaluación destacó LA HISTORIA y el LIBRO de las mismas (además de actuaciones, personajes, etc.), y la fortaleza que tenía ésta, fue mucho más decisiva, antes que el lugar de origen.

En el caso de Panamericana, hay novelas coreanas que funcionan también bastante bien y eso es precisamente por la historia que está detrás, no necesariamente por el lugar de origen.

Quién sabe y pronto podamos tener un contenido de Africa, de otra parte de Latinoamérica, etc. y que gracias a una historia potente y de fácil identificación con nuestro público, pueda llegar a la pantalla.

Como se hacen las decisions sobre el contenido antes de compra? Cómo se determina lo que sería relevante y de la demanda y lo que no? ¿Cuál es el factor decisivo en su elección?

Creo que ya se respondió en las preguntas anteriores, pero debemos dejar en claro que todos los productos que aparecen en Latina son TESTEADOS. Aquí nada se elige por “intuición” únicamente o por suposiciones de lo que “pueda o no” gustarle al público, sino que debemos tener certeza de ello. Por tal motivo, las decisiones se toman TAMBIÉN tomando en consideración la opinión de nuestro público, pues nosotros… trabajamos PARA ELLOS!.
La evaluación que pueda hacer el área, las decisiones que pueda tomar el directorio, siempre incluirán los resultados de los tests realizados al público objetivo.

Qué porcantaje de su parilla es ocupada por propia produción y cuál contenido es ese? Como se explica eso?

Hoy Latina puede sentirse satisfecha de tener prácticamente un 80% (si no es 90%!) de contenido estrictamente nacional. A eso me refería preguntas anteriores con “sabor local”.

El público “quiere verse”, quiere ver a “su gente” y quiere ver “su realidad”. Eso, mezclado con creatividad, altos estándares de calidad y puesta en escena, hace que los contenidos locales tengan también el éxito que hoy tienen. Los fines de semana, por ejemplo, lideran nuestros contenidos locales.

No podemos ser un canal sólo de enlatados, pues no sólo debemos hacer contenidos de sabor local porque “somos peruanos”, sino que también debemos trabajar en crear una industria. Una industria de maestros en la cámara, en la fotografía, en la producción, en la dirección, en la conducción de los programas o incluso en la actuación… ESO ES hacer Patria, eso también es construir país, que es una de nuestras responsabilidades como medio de comunicación.

Qué cambios han ocurrido en los principios de la formación de parilla en los últimos años en su país?

Hablaré puntualmente de ficción, que es el rubro en el cual trabajamos.
Nuestro país ha sido siempre un país “amante” del melodrama. Es por ello que las telenovelas han sido siempre muy bien recibidas por nuestro público.

Personalmente he crecido con telenovelas peruanas, mexicanas, brasileras, principalmente (hablo de la década de los 80, por ejemplo). En los 90s creció aún más la producción de ficción nacional superando incluso el número de telenovelas peruanas versus las enlatadas, en pantalla.

Latina por supuesto estuvo a la altura e hizo, quizás las más importantes telenovelas de la década.

En la década del 2000, la telenovela tuvo un pequeño bajón y la tendencia (acordémonos que “los públicos cambian”) se orientó hacia las series. Fue así como Latina también estuvo alineado a la tendencia del momento y se crearon muchas series nacionales, muchas de ellas biográficas, en donde se buscó recoger las tendencias del público y convertirlas en productos audiovisuales (“Chacalón” basada en la historia de un cantante de cumbia peruana, “Néctar en el cielo” basada en la historia de un grupo musical que perdió la vida en una de sus giras, etc).

Hoy, en la pantalla nacional (no Latina únicamente) vemos productos de distintas localidades: peruanas, mexicanas; la presencia de productos venezolanos, por ejemplo, es prácticamente nula; pero también hoy tenemos productos turcos, productos coreanos, etc. Y el melodrama tradicional, la telenovela como tal, vuelve a ser la estrella de la ficción (más que la serie, en este momento).

En su opinión, qué contenido hace falta ahora? Cuál es la posibilidad de beneficiarse de producirlo?

Como dije anteriormente, esto es un ALBUR… Nadie sabe el secreto del éxito.

Pero por ejemplo, es triste no ver en pantalla nacional prácticamente ningún programa de corte infantil.

No diré que pueda ser un contenido 200% rentable (pues creo que los niños hoy ven mucho cable y contenido web), pero siento que sería importante que como medios de comunicación podamos tener un contenido dirigido a los niños. Volverlos a traer a la TV y que no se queden únicamente en la “tablet”. Pero por supuesto, hacer contenidos que se dirijan A ELLOS y no a la idea de “niño” que podíamos tener antes. Hoy los niños son abismalmente distintos a cuando nosotros lo éramos y debemos orientarnos a ellos.

Creo, sobre la misma idea, que podrían haber marcas de productos infantiles a quienes les atraería poder auspiciar este tipo de contenidos.

You might also like
Comments